lunes, 10 de junio de 2013

Sistema en Salud Brasil - México





Sistema de salud Brasil





El sistema de salud de Brasil está compuesto por un sector público que cubre alrededor de 75% de la población a través de servicios propios y de la contratación de servicios privados, y un creciente sector privado que ofrece atención a la salud al restante 25% de los brasileños. El sector público está constituido por el Sistema Único de Salud (SUS), financiado con impuestos generales y contribuciones sociales recaudados por los tres niveles de gobierno. El SUS presta servicios de manera descentralizada a través de sus redes de clínicas, hospitales y otro tipo de instalaciones, y a través de contratos con establecimientos privados con y sin fines de lucro.

Según el Ministerio de la Salud, el SUS tiene 5,9 mil hospitales acreditados, 64 mil unidades de atención primaria y 28 mil Equipos de Salud de la Familia (ESF). El sistema realiza 2,3 mil millones de procedimientos ambulatorios anuales, 15,8 mil trasplantes, 215 mil cirugías cardíacas, 9 millones de procedimientos de quimioterapia y radioterapia y 11,3 millones de internaciones.
Entre las acciones más reconocidas del SUS están la creación del Servicio de Atención Móvil de Urgencia (SAMU), Políticas Nacionales de Atención Integral a la Salud de la Mujer, de Humanización del SUS y de Salud del Trabajador, además de programas de vacunación en masa de niños y ancianos en todo el país y de la realización de trasplantes por la red pública.
 El sector privado está conformado por un sistema de esquemas de aseguramiento conocido como Salud Suplementaria financiado con recursos de las empresas y/o las familias: la medicina de grupo (empresas y familias), las cooperativas médicas, los llamados Planes Autoadministrados (empresas), y los planes de seguros de salud individuales que, en ocasiones, ofrecen regímenes de libre elección de prestadores. También existen consultorios, hospitales, clínicas y laboratorios privados que funcionan sobre la base de pagos de bolsillo y que son utilizados de manera preponderante por la población de mayores ingresos, la cual también recurre al SUS en busca de servicios de prevención (vacunación) y para atender padecimientos de alto costo y complejidad.


Existe un proyecto llamado Farmacia Popular:


El proyecto Farmacia Popular fue creado para ampliar el acceso a los medicamentos esenciales, como analgésicos, anti hipertensión y aún remedios de control para diabetes, colesterol, entre otros. Con todo, 107 ítems son ofrecidos al ciudadano a un bajo costo.
El programa comenzó con 27 unidades y actualmente tiene 520 farmacias populares por el país, que son implantadas a través de una asociación del Ministerio de  Salud y de la Fiocruz con estados, municipios e instituciones filantrópicas. Los medicamentos son comprados de laboratorios farmacéuticos oficiales públicos o privados. Cuando necesario, son adquiridos por medio de subastas.
En el 2006, el programa fue ampliado con la creación de una nueva modalidad, el Aquí hay Farmacia Popular. El beneficiado puede comprar tres tipos de medicamentos -- para diabetes, hipertensión y contraceptivos -- en redes privadas de farmacias con convenio con el gobierno, pagando hasta el 10% del valor del producto. El resto queda a cargo del Gobierno Federal. Actualmente son 6.817 establecimientos asociados, y hasta el 2011 se estima que el número llegue a 20 mil.


Sistema de Emergencias


1. Servicio de Atención Móvil de Urgencia (SAMU)
El Servicio de Atención Móvil de Urgencia (SAMU) realiza la atención de urgencia y emergencia en cualquier lugar: residencias, lugares de trabajo y vías públicas.
El socorro comienza con la llamada gratuita, realizada para el teléfono 192. La llamada es contestada por técnicos que identifican la urgencia y transfieren la llamada para un médico, que realiza el diagnóstico de la situación e inicia la atención en el mismo instante, orientando al paciente o a la persona que realiza la llamada sobre las primeras acciones.
2. Unidades de Atención Rápida (UPAs 24 horas)
Lanzadas como parte de la Política Nacional de Urgencia y Emergencia (2003), las Unidades de Atención Rápida (UPA 24 horas) funcionan como unidades intermedias entre las Unidades Básicas de Salud (UBS) y los hospitales y ayudan a desahogar los puestos de primeros auxilios, ampliando y mejorando el acceso de los brasileños a los servicios de urgencia en el Sistema Único de Salud (SUS)
Sergio Andrade/Prefeitura de SPLas UPAs tienen capacidad para atender casos que exijan atención médica intermedia  Ampliar
Las UPAs tienen capacidad para atender casos que exijan atención médica intermedia
Esas unidades atienden a casos de salud que exijan atención médica intermedia como problemas de presión, fiebre alta, fracturas, cortes e infartos, evitando que estos pacientes sean siempre encaminados a los puestos de primeros auxilios de los hospitales.

 

Sistema de Salud en México





Salud Pública México
El sistema de salud de México está compuesto por dos sectores: público y privado. El sector público comprende a las instituciones de seguridad social [Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS),Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE),Petróleos Mexicanos (PEMEX),Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), Secretaría de Marina (SEMAR) y otros], que prestan servicios a los trabajadores del sector formal de la economía, y a las instituciones que protegen o prestan servicios a la población sin seguridad social, dentro de las que se incluyen el Seguro Popular de Salud (SPS),la Secretaría de Salud (SSa),los Servicios Estatales de Salud (SESA) y el Programa IMSS-Oportunidades (IMSS-O).El sector privado presta servicios a la población con capacidad de pago. El financiamiento de las instituciones de seguridad social proviene de tres fuentes: contribuciones gubernamentales, contribuciones del empleador (que en el caso del ISSSTE, PEMEX, SEDENA y SEMAR es el mismo gobierno) y contribuciones de los empleados. Estas instituciones prestan sus servicios en sus propias instalaciones y con su propio personal. Tanto la SSa como los SESA se financian con recursos del gobierno federal y los gobiernos estatales, además de una pequeña contribución que pagan los usuarios al recibir la atención (cuotas de recuperación). La población de responsabilidad de la SSa y de los SESA se atiende en las instalaciones de estas instituciones, que cuentan con su propio personal. El SPS se financia con recursos del gobierno federal, los gobiernos estatales y cuotas familiares, y compra servicios de salud para sus afiliados a la SSa y a los SESA (y en algunas ocasiones a proveedores privados). Finalmente, el sector privado se financia con los pagos que hacen los usuarios al momento de recibir la atención y con las primas de los seguros médicos privados, y ofrece servicios en consultorios, clínicas y hospitales privados.
De acuerdo con el artículo 4° de la Constitución Política de México, la protección de la salud es un derecho de todos los mexicanos. Sin embargo, no todos han podi­do ejercer de manera efectiva este derecho. El sistema mexicano de salud ofrece beneficios en salud muy di­ferentes dependiendo de la población de que se trate.
En el país hay tres distintos grupos de beneficiarios de las instituciones de salud:

• Los trabajadores asalariados, los jubilados y sus familias;
• Los autoempleados, trabajadores del sector infor­mal, desempleados y personas que se encuentran fuera del mercado de trabajo, y sus familias, y
• La población con capacidad de pago.

Los trabajadores del sector formal de la economía, activos y jubilados, y sus familias son los beneficiarios de las instituciones de seguridad social, que cubren a 48.3 millones de personas. El IMSS cubre a más de 80% de esta población y la atiende en sus propias unidades con sus propios médicos y enfermeras. El ISSSTE da cobertura a otro 18% de la población asegurada, tam­bién en unidades y con recursos humanos propios.
Por su parte, los servicios médicos para los empleados de PEMEX, SEDENA y SEMAR en conjunto se encargan de proveer de servicios de salud a 1% de la población con seguridad social en clínicas y hospitales de PEMEX y las Fuerzas Armadas, y con médicos y enfermeras propios. El segundo grupo de usuarios incluye a los auto-empleados, los trabajadores del sector informal de la economía, los desempleados y las personas que se encuentran fuera del mercado de trabajo, así como sus familiares y dependientes. Se trata de la población no asalariada, que debe distinguirse de la población que trabaja en el sector informal de la economía, que es sólo una parte de aquel universo.
Tradicionalmente, este sector de la población había recurrido, para resolver sus necesidades de salud, a los servicios de la SSa, los SESA y el IMSS-O, y recibía servicios sobre una base asistencial.
En la primavera de 2003, el congreso aprobó una reforma a la Ley General de Salud que dio origen al Sistema de Protección Social en Salud (SPSS) y su brazo operativo, el SPS. Este seguro entró en operación el 1° de enero de 2004 y cubrirá en un lapso de siete años a los mexicanos que habían quedado excluidos de la seguridad social convencional.
Junto con sus familias, estos mexicanos representaban aproximadamente a la mitad de la población del país. En 2008, el SPS contaba  con más de 27 millones de afiliados.20 Estas cifras nos indican que en México todavía  hay más de 30 millones de personas sin protección social en salud.



Seguro Popular


La innovación más reciente del sistema mexicano de salud es la creación del SPSS, cuyo brazo operativo es el Seguro Popular de Salud. Este seguro cubrirá en un lapso de siete años a todos los mexicanos que habían quedado excluidos de la seguridad social convencional. El SPS garantiza el acceso a alrededor de 260 interven­ciones esenciales y 18 intervenciones de alto costo.
El SPS está produciendo resultados positivos.42 En primer lugar el gasto en salud, como porcentaje del PIB, creció de 5.1 % en 2000 a 5.9% en 2008. La mayor parte de este aumento fue consecuencia directa de la movilización de recursos públicos adicionales vinculados con la reforma.


En conclusión como podemos observar en el presente artículo, el sistema en salud de México y Brasil es muy semejante, y ambos tienen la misma finalidad brindar servicios de salud eficientes y accesibles a la población, evitando que se vea afectado el patrimonio de las familias en materia de gastos en salud.




Bibliografía:

Salud Pública Méx 2011; Vol. 53(2):220-232, http://bvs.insp.mx/rsp/articulos/articulo_e4.php?id=002625
Ministerio de Salud, © 2010 Portal Brasil - Desarrollada en software libre, http://www.brasil.gov.br/sobre/salud/atendimento/unidades-de-atencion-rapida-upas-24-horas

Lieja No. 7, Col. Juárez, Deleg. Cuauhtémoc, Distrito Federal CP. 06000 , Comentarios sobre este Sitio de Internet, http://salud_2013.salud.gob.mx/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada